<$BlogRSDUrl$>

26.3.04

Una cosa es evaluar y otra hacerle caso a la evaluación 

Leyendo un artículo de Miguel Angel Camblor (et al.) publicado en el número 10 de Apuntes de Ciencia y Tecnología titulado Análisis crítico del sistema de I+D en España: Recomendaciones Estratégicas, me topo con un párrafo al que quiero hacer alguna puntualización:

Uno de los principales problemas de nuestro sistema de I+D es la falta de un sistema de evaluación que determine el grado de cumplimiento de objetivos por los distintos grupos de investigación. [...] se ha de estudiar la evolución de investigadores, grupos y Centros de Investigación periódicamente. La falta de un sistema claro y transparente de evaluación conlleva el riesgo de que los fondos públicos no se utilicen adecuada ni eficazmente, daña la credibilidad del sistema de I+D en su conjunto, dificulta el establecimiento de políticas a largo plazo y resulta en una pérdida de motivación por parte de los investigadores productivos, que ven cómo no existe un proceso de discriminación positiva con respecto a investigadores o grupos no productivos.

Una cosa es evaluar, cosa que, siento contradecir el artículo, se hace, y otra muy distinta es que esa evaluación se utilice o no se utilice, extremo que simplemente no puedo confirmar. Informes como los de Tecnología e Innovación en España, que elabora anualmente COTEC, como los elaborados por el Grupo de Investigación en Bibliometría y Evaluación en Ciencia, como los que me consta que está encargando la FECYT, nos muestran que en este país se evalúa (no digo que se haga tanto como debiera, pero se evalúa). Otra cosa muy distinta es que esas evaluaciones se hayan aprovechado para algo más que justificar la inversión en I+D ante los políticos. Supongo que la proliferación paulatina de evaluaciones de la ciencia conllevará la adopción de estrategias de política científica aprovechando dichas evaluaciones, pero eso, con el paso del tiempo.

 

11.3.04

Palabras versus violencia 

Las ideas se defienden con palabras y con actos, siempre y cuando sean constructivos. La violencia quita todo atisbo de razón a quienes la ejercen. Si ya un golpe en una mesa me parece violencia suficiente para quitarle a alguien el apoyo a sus ideas, ya no digamos el derramamiento de sangre ajena. Una sola alegría me ha dado esta mañana (11, vaya tela de número). Me he acercado a un autobús de donación de sangre instalado en Plaza de Castilla y no os podeis hacer una idea de la cantidad de gente que estaba haciendo cola para ofrecer la suya a las víctimas de la sinrazón. Ese es el único derramamiento de sangre que acepto.

 

4.3.04

Orgías bibtacoreras 

A la gente le está dando por juntarse. Varios bibliodocumentaloides han comenzado a escribir en espacios comunes. En español tenemos Véase además. En francés Nicolas Morin se ha unido a Marlène Delhaye para hacer BiblioAcid. Buena y sana tendencia esta de las orgías bibtacoreras.

 

Tiempos bibliográficos 

Existen tres tiempos bibliográficos. Estos se pueden identificar con presente, pasado y futuro. El presente bibliográfico es el artículo, que marca tanto su pasado como su futuro bibliográfico. Su pasado bibliográfico viene definido por las referencias bibliográficas de las que viene acompañado. Su futuro bibliográfico estará marcado por las citas que reciba dicho artículo.

 

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Todo el contenido de este blog lo puedes usar como te plazca, citando la fuente o no. Me da igual. Al no tener animo de lucro, el copyright me parece improcedente.