<$BlogRSDUrl$>

31.3.05

Bibliometría e historia: Modernitas citas 

Y hablando de proyectos de investigación en bibliometría, me topo con un proyecto de investigación coordinado con el título La Historia Moderna en España a partir de su bibliografía. Análisis y valoración de las citas en revistas científicas y actas de congresos, continuación del proyecto por el que se realizó la base de datos Modernitas.

En el proyecto participan investigadores del CSIC (Instituto de Historia y CINDOC) dirigidos por Francisco Fernández Izquierdo e investigadores de la Universidad Carlos III dirigidos por Elías Sanz Casado. Aunque el proyecto no finaliza hasta el 2006, ya podemos acceder a la Base de citas de Historia Moderna.

 

23.3.05

Proyectos de investigación bibliométrica y sus memorias 

Quienes estén interesados en desarrollar proyectos de investigación o trabajos sobre bibliometría en España, pueden encontrar una buena forma de financiación a través de la convocatoria anual del Programa de Estudios y Análisis, destinada a mejorar la calidad de la enseñanza universitaria y la actividad del profesorado. Entre sus líneas de investigación nos encontramos con una llamada "Estudios bibliométricos y análisis de la calidad, difusión e impacto de las publicaciones científicas españolas".

Además de financiar los estudios, este Programa de Estudios y Análisis permite el acceso a los resultados. Y entre los informes del 2004 nos encontramos con el Proyecto de evaluación de revistas de ciencias sociales de Evaristo Jiménez y el grupo de investigación Evaluación de la ciencia y de la comunicación científica de la Universidad de Granada, el Modelo de identificación y evaluación de revistas de Cristóbal Urbano, o el Análisis de la excelencia científica en la investigación universitaria española (1998 – 2002), de Félix de Moya y en el que participa el amigo Yusef Hassan, asiduo de Véaseademás.

Además de esta línea de investigación, abarca otras de mucho interés (aunque menor para mí, dada la temática de BiDo), como "Aplicaciones de las nuevas tecnologías en el ámbito universitario", entre cuyas memorias encontramos alguna tan interesante como Planificación y evaluación de directorios científicos especializados para internet de Jesús Tramullas y unos cuantos proyectos sobre bibliotecas universitarias que tendreis que buscar porque con esto ya os he dado bastantes pistas.

 

15.3.05

El "Efecto Mateo" 

El otro día, a raiz del Concurso mundial de títulos largos con que Javier nos retaba en Véaseademás, publicaba Vanesa en Deakialli (aunque fue allí donde lo leí) acerca de los Estilos en artículos en el que mencionaba un par de ejemplos de cómo se puede sorprender con un título o incluso en el contenido. Y por ellos me he decidido hoy a hablaros del Efecto Mateo.

El Efecto Mateo fue descrito por Robert K. Merton en un artículo publicado en Science con el título The Matthew Effect in Science en 1968. Y atención, que aquí viene lo bueno, toma su nombre de La Biblia, en concreto del Capítulo 13, Versículo 12 del Evangelio según San Mateo (a él se debe el nombre), que dice literalmente:
Qui enim habet, dabitur ei, et abundabit; qui autem non habet, et quod habet, auferetur ab eo.

Es decir:
Porque al que tiene se le dará y tendrá en abundancia; pero al que no tiene incluso lo que tiene se le quitará.


El Efecto Mateo describe el fenómeno sociológico por el que se le presta mucha atención al científico de reconocido prestigio y muy poca atención (en comparación) al científico no reconocido hasta el momento. Los trabajos de un científico ya ganador del premio Nobel son más leidos (y citados) tras este acontecimiento que previamente. Ese fenómeno de sobrevisibilidad, incluso, provoca un fenómeno paralelo de invisibilidad para los que publican con él. ¿No os lo creeis? Un ejercicio fácil (y no vale mirarlo) ¿quienes fueron los astronautas integrantes de la primera expedición en posarse sobre la Luna? Uno no, los tres. Bien, ahora supongo que la mayoría sabe a qué me refiero. Los científicos ya reconocidos acaparan citas, artículos (los referees les ponen menos impedimentos), financiación, medios...

Al final del artículo advierte incluso Merton de que este fenómeno se puede igualmente hacer extensible a los centros científicos de excelencia frente a los emergentes. Y posteriormente también se ha demostrado que se puede hacer extensible a los paises que son primeras potencias científicas y tecnológicas frente al resto. ¿Y las lenguas? Las lenguas me temo que tampoco se libran de este efecto.

 

8.3.05

El inglés como lingua franca de la ciencia: Evolución histórica 

Entre finales del siglo XIX y principios del XX, favorecida por la mejora de las comunicaciones, la ciencia se ve envuelta en un proceso de internacionalización. Este proceso de internacionalización necesita unificar criterios: los pesos, las medidas, la nomenclatura química y, cómo no, la lengua, serán objeto de intentos de unificación.
El panorama de las lenguas en ese momento lo plasma a la perfección Santiago Ramón y Cajal en "Reglas y Consejos sobre investigación científica", cuando afirma:
No se crea que el investigador debe hablar y escribir todas las lenguas de Europa; al español le bastará traducir las cuatro siguientes[...]: el francés, el inglés, el italiano y el alemán.

Durante esos años se barajan dos posibilidades de unificación lingüística: volver a una lengua muerta como el latín o apostar por un lenguaje nuevo. Y todo apunta a esta segunda posibilidad; recibe un especial apoyo el esperanto, creado por Ludwik Lejzer Zamenhof. Desgraciadamente la I Guerra Mundial hace fracasar estas iniciativas.

Tras la I Guerra Mundial comienza a imponerse una tercera posibilidad: utilizar una lengua viva... que obviamente será una lengua viva del lado de los vencedores. Prueba de esa tercera opción es la adoptada por George Sarton, editor de ISIS, revista de historia de la ciencia que se editaba en seis idiomas (francés, alemán, inglés, italiano, español y latín) y que en 1919 pasa a publicarse únicamente en inglés. Escribe un clarificador editorial én 1948: "Preface: The Tower of Babel" En: Isis 39, 1948, p. 3. (editorial al que no tengo acceso, pero que si alguien me hace llegar, se lo agradezco -¿alguien tiene acceso a esa joya llamada JSTOR?-).

El paso definitivo será la II Guerra Mundial. Tras ésta queda patente la posición dominante de EEUU tanto política como militar y económica. Durante la guerra y en los años siguiente acoge a los mejores científicos del mundo en sus laboratorios y florecen las revistas científicas mientras en Europa algunas desaparecen y otras se ven claramente mermadas. En esta situación la lengua inglesa tiene todas las de ganar. A esto tenemos que unir que las grandes bases de datos bibliográficas se van a elaborar dentro de sus fronteras (obviamente con sus particulares criterios de selección de fuentes), pero esto es ya el tiro de gracia.

Acknowledge: Gracias a Alfredo Menéndez, profesor de Historia de la Ciencia de la Universidad de Granada, por la información aportada sobre Sarton y la revista ISIS. Gracias a Fernando A. Navarro por su artículo El inglés, idioma internacional de la medicina que tanto me ha aportado y que tanto recomiendo.

 

3.3.05

I Jornadas Españolas de Indicadores para la Evaluación de la Ciencia y la Tecnología 

El próximo 15 de abril se celebran, coincidiendo con las IX Jornadas Españolas de Documentación (FESABID 2005), las I Jornadas Españolas de Indicadores para la Evaluación de la Ciencia y la Tecnología, cuyo programa os detallo a continuación:

17 Ponencias agrupadas en tres sesiones y 10 pósters (¿se dice pósters o carteles?).

79 investigadores, 39 hombres, 32 mujeres (55% y 45% respectivamente) y el resto por determinar (porque solo aparece la inicial del nombre, malpensados).

Por Centro el CINDOC aporta el 25% de los investigadores seguido de la Universidad de Granada con un 15%.

Por Provincias Madrid aporta al 40% de los investigadores, Barcelona el 16%, Valencia y Granada el 15% cada una.

75 son españoles, tres argentinos y 1 mexicano.

Daniel Torres Salinas, Rafael Ruiz Pérez, Evaristo Jiménez Contreras, Emilio Delgado López-Cózar y Elías Sanz Casado son los que más ponencias presentan.

Begoña Granadino, Isidro F. Aguillo, José Antonio Prieto y José Luis Ortega son los más prolíficos si contamos los posters.

Hay ponencias presentadas por un investigador y las hay presentadas por 12, siendo el número más frecuente el de dos investigadores.

21 trabajos son presentados por una sola institución. Apenas el 20% de los trabajos es presentado en colaboración entre más de una institución.

En los títulos aparecen como palabras más frecuentes: Indicadores (8 veces) y revistas (7 veces).

Para futuras ediciones sería deseable que aumentara la colaboración institucional, la participación internacional, más deseable si hubiera alguna en distinta lengua. Diversificar la participación nacional también sería un objetivo deseable, ya que solamente participan investigadores de 6 provincias y cinco comunidades autónomas. Pero estamos en las primeras jornadas. Todo llegará.

Y por todos estos numeritos (y porque el tema idiomático estaba sin terminar y se aplaza a la semana que viene) es por lo que he publicado en jueves en lugar de en martes.

 

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Todo el contenido de este blog lo puedes usar como te plazca, citando la fuente o no. Me da igual. Al no tener animo de lucro, el copyright me parece improcedente.