<$BlogRSDUrl$>

31.7.05

Revistas relacionadas en Journal Citation Reports 

El otro día afirmaba yo alegremente en Factor de impacto 2004 “Yo no he apreciado cambios en los contenidos [del Journal Citation Report]”. Pero el pasado 21 de julio me enteraba en SIGMETRICS gracias a Eugene Garfield de una nueva opción implementada en el JCR con el nombre de Related Journals. Esta opción ofrece una lista de aquellas revistas más relacionadas “semánticamente” con la revista seleccionada mediante el cálculo del Factor de Relación (Relatedness Factor) descrito por Pudovkin y Garfield en Algorithmic procedure for finding semantically related journals.

A pesar de todas las pegas que se le pueden poner al algoritmo, éste mejora notablemente la relación temática de las revistas con respecto a la escasa información que aportaban las opciones de Cited Journal Data y Citing Journal Data. Y muestra cosas curiosas que ya apunta el artículo que menciono. Las categorías del ISI dejan mucho que desear y esta opción puede ser el paso necesario para reclasificar las revistas en nuevas categorías o en categorías ya existentes. Si buscamos Scientometrics, que pertenece a la categoría Computer Science, Interdisciplinary Applications, y miramos las revistas relacionadas, vemos que de las 10 revistas con las que se relaciona las 6 más cercanas pertenecen a la categoría Computer Science, Information Systems y sólo una a la misma categoría. Como nota curiosa deciros que entre esas revistas relacionadas aparece la revista Medicina Clínica y esto se debe a los artículos que Bordons, Gómez Caridad, Camí, etc. han publicado en esta revista.

 

21.7.05

La web de la investigación: uno de los horizontes 

Uno de los horizontes de los que os hablaba el otro día es el de la web de la investigación. Este tipo de publicación se está comenzando a dar, aunque los científicos todavía necesitarán algo más de tiempo (y en algunos casos también medios) para sacarle partido.

Explican Isidro Aguillo, Begoña Granadino, José Luis Ortega y José Antonio Prieto en una reciente aportación en The Scientist con el título de What the Internet says about Science que la web permite ofrecer información imposible de publicar en papel; bases de datos, gráficos dinámicos e incluso sistemas interactivos.

El artículo científico es el último paso de una investigación científica, y se misión es la de difundirla, publicitarla, para que el resto de la comunidad científica pueda hacer libre uso del avance que supone, para reproducirla y refutarla o corregirla. En más de una ocasión, al leer un artículo, me he dado cuenta de que era totalmente imposible reproducir la investigación que pretendía difundir. Este problema no sería tal si en la metodología y en los resultados se hiciera referencia a la web de la investigación, en la que se podría acceder a todo el material utilizado y a todos los resultados obtenidos. Si es un trabajo de bibliometría se podría dar acceso a los ficheros de datos utilizados, a las estrategias de búsqueda, a los pasos dados en falso, problemas encontrados, observaciones... Si es sobre una nueva técnica quirúrgica se puede ofrecer un vídeo sobre el proceso, o un reportaje fotográfico... Se me ocurren infinitas posibilidades que, en definitiva, dan fuerza al discurso científico.

Pero, ¿para qué vamos a publicar un artículo haciendo referencia a la web de la investigación? Ya que nos ponemos a construir una web con toda la información, mostremos todos los pasos en ella. Introducción, metodología, resultados y conclusiones deben estar en la web y no en un artículo de una revista. Pero, claro, ¿quien avala y valida esa investigación? Se me ocurren varias posibilidades. Es cierto que son posibilidades imperfectas, pero posibilidades al fin y al cabo. Ya existen wikilibros, así que no veo por qué no se pueden elaborar wikiartículos que permitan la revisión y corrección por parte de toda la comunidad científica. Otra opción que se me ocurre: los investigadores crean sociedades y evalúan, sin recibir remuneración de ningún tipo, los artículos que sus compañeros envían a una revista que no les paga por publicar y que les cobra por leer. ¿Por qué no crear una sociedad científica que certifique la calidad de los sitios web y que liste los que no han obtenido dicha certificación?

Pero si al final desaparecen las revistas e incluso los artículos tal y como hoy los conocemos ¿cómo medimos el impacto de una investigación? Esto no me parece tan dificil, pero ¿cómo medimos el impacto de las investigaciones de un país, de una disciplina...? Otro de los horizontes. Para responder a esta segunda se me ocurre recomendaros unas cuantas lecturas. Pero empezad por lo que ha escrito Sir Mijail en Documentación Sin Límites con el título de Cibermetría y sucedaneos. Primera parte y tirad del hilo.

NOTA: He encontrado referencias a What the Internet says about Science en el tremendo (por bueno y amplio de contenido) blog Open Access News y en el ininteligible (para mí, por aquello del idioma) Lilole. Me estoy convirtiendo en el vocero de Isidro. Supongo que voy acumulando cañas.

 

13.7.05

La publicación médica en España: crónica del curso 

Impresionante todo lo que dio de sí una jornada de unas cinco horas. Dio tiempo para hablar de muchísimas cosas:

Del alto precio de las publicaciones. Hay revistas que cubren gastos con apenas 80 suscriptores (imaginaos lo que pagan). Un alto precio teniendo en cuenta que la gente busca generalmente el artículo y no la revista, busca la separata.

De la baja visibilidad del artículo en español frente al artículo en inglés.

Y luego un momentazo. El tener entre los ponentes a los responsables del IME, Rafael Aleixandre Benavent y Juan Carlos Valderrama Zurián, y entre los oyentes a la recién llegada responsable del IBECS, Elena Primo, nueva directora de la Biblioteca Nacional de Ciencias de la Salud, nos permitió asistir al ofrecimiento de ambas partes para colaborar.

Carlos González Guitián nos hizo ver lo necesitados que estamos de bases de datos que unifiquen la información y la ofrezcan de forma gratuita. Y la necesidad de lenguajes controlados que permitan realizar idénticas estrategias de búsqueda en distintas bases de datos.

Rafael Aleixandre Benavent nos mostró cómo existen revistas españolas no indizadas por el ISI com mayor factor de impacto que otras revistas que sí están incluidas en ésta base de datos en la misma categoría. Lo que nadie comentó (aunque el propio Rafael lo esbozaba en sus recomendaciones para las revistas), es que los criterios de inclusión en ésta base de datos no se limitan a tener un buen factor de impacto.

Fernando Alfonso Manterola describió la estrategia seguida por la Revista Española de Cardiología para conseguir aumentar su factor de impacto en los últimos años y duplicarlo del 2003 al 2004 (sin aumentar la proporción de autocitas).

Y llegó la segunda gran noticia del día (supongo que habrá quien ya lo sepa. Yo en aquel momento no lo sabía): Elsevier ha adquirido Doyma.

La última parte del curso se dedicó al acceso gratuito a los artículos. Algunas cosas no se aclararon del todo. Se dijo que el Open Access permite el acceso a los artículos "sin ninguna barrera financiera" y eso no es cierto tal y como se dijo. "Sin ninguna barrera financiera" por parte del lector. En ningún momento se dejó claro que en este tipo de publicaciones el gasto lo asume el autor o su institución. Se habló de Open Access, auto-archivo, repositorios institucionales...

Y algo que me abrió el apetito intelectual (y que da para hablar mucho pero que mucho, mucho): la unidad de información científica ya no está sujeta a la revista ni tiene que conservar el formato y estructura del artículo científico. Ya sólo hay que colgar los resultados de la investigación en una página web. Y una pega: ¿quién lo evalúa? ¿quién lo avala y valida? La respuesta a estas preguntas nos muestra nuevos horizontes...

 

6.7.05

Factor de impacto 2004 

Todos los años a finales de junio el Institute of Scientific Information (ISI) actualiza su Journal Citation Report (JCR) con los factores de impacto del año anterior (las citas recibidas durante el año anterior – 2004 – sobre los artículos publicados en los dos años que preceden a éste –2002 y 2003 –). De la actualización de este año y de sus consecuencias voy a destacar tres puntos:

1.- El Journal Citation Report (JCR) se viste en consonancia con el resto del Web of Knowledge (WoK). Yo no he apreciado cambios en los contenidos – si alguien los ha encontrado que avise –, lo único que han hecho es ponerle las letritas y los colorines iguales al resto de la interfaz.

2.- De acuerdo con la nota de prensa publicada por BioMed Central sobre sus factores de impacto, la tendencia de sus revistas (y sospecho que en general la de todas o casi todas las revistas gratuitas – Open Access –) es de aumento en sus factores de impacto para posicionarse en la Pole de sus respectivas categorías. BMC Bioinformatics es la segunda revista con mayor factor de impacto de su categoría. Critical Care’s se queda con la tercera posición en la categoría Critical Care Medicine...

3.- El 23 de junio Nature publicaba un interesante editorial titulado Not-so-deep impact en el que hacía una llamada de atención sobre algunas características generales del factor de impacto (la sempiterna crítica al denominador) y otras particularidades de las revistas multidisciplinares. Y aporta cifras. Su factor de impacto se sitúa este año en 32,2. El 25% de sus artículos recibe el 89% del total de citas a la revista. Hay un artículo con más de mil citas, 522 durante el 2004. Otro recibe 351 citas. Sólo 50 de los 1800 reciben más de 100 citas. La mayoría de estos 1800 ítems citables reciben menos de 20. Como bien razona el editorial, en el factor de impacto cuentan más los más citados que la mayoría.
Pero de todo el editorial me quedo con dos ideas. En Nature están igualmente satisfechos con los artículos más citados y con la larga cola (literalmente, Barbol). La segunda idea es que las diferencias en el número de citas no reflejan tanto diferencias de calidad como diferencias en la dinámica de citación entre las distintas disciplinas. En Nature tienen bastantes artículos de inmunología que reciben entre 50 y 200 citas, pero los de física, paleontología y meteorología reciben menos de 50.

PD: Os recuerdo que el 12 estoy por San Lorenzo de El Escorial en la jornada sobre La publicación médica en España. Llevaré unas deportivas verdes y amarillas. Si alguien anda por allí nos podemos tomar unas cañas o comer o cenar por alguna parte.

 

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Todo el contenido de este blog lo puedes usar como te plazca, citando la fuente o no. Me da igual. Al no tener animo de lucro, el copyright me parece improcedente.